Proyecto Granja Cantagrullas

Quesería Artesana

RUTA DEL MUDEJAR

Asela Álvarez Clouet y Ruben Valbuena Barrenechea, son dos jóvenes vallisoletanos fundadores de la quesería GRANJA CANTAGRULLAS. Desde el año 2011 se dedican a hacer quesos de forma artesanal en Ramiro, una pequeña localidad de la provincia de Valladolid. “Decidimos dejar nuestros anteriores trabajos para apostar por una nueva forma de vida para nuestra familia y, dando un giro de 180º a nuestras carreras profesionales, creamos Granja Cantagrullas. En ella, nos dedicamos a la transformación de la leche de oveja del rebaño familiar en queso, consiguiendo un producto diferente a otros muchos que existen en el mercado y que hasta ahora, no era posible encontrar en la región”.

www.granjacantagrullas.com

El proyecto

1200 ovejas de raza castellana

Con un rebaño de 1.200 ovejas de raza castellana, una raza autóctona, Granja Cantagrullas ha sabido fabricar quesos exquisitos y de excelente calidad, que poco a poco, con su esfuerzo, tesón y una constante difusión en redes sociales  han conseguido introducir  en las “cartas” de algunos de los mejores restaurantes españoles y de acreditadas  tiendas especializadas en la región.

Durante  varios años, han vivido en distintos países del mundo (Brasil, República Dominicana, Francia…)  principalmente ligados a ámbitos urbanos  y dedicados a completar su formación pero desde siempre uno de sus sueños  ha sido el de desarrollar un proyecto muy ligado a la tierra, a su terruño, en el que poder plasmar su filosofía de vida, los valores y principios que los guían en nuestras decisiones cotidianas. Y en esta pequeña localidad al sur de Valladolid han encontrado el lugar idóneo para desarrollar un proyecto vital que permitiera a sus hijos crecer en un entorno rural.

Un pueblo acogedor

Ramiro es un pueblecito muy acogedor, próximo al umbral que linda con la extensa Tierra de Pinares. Se caracteriza por sus tierras poco fértiles, debido al acusado endorreísmo de la región, así como por la existencia de numerosísimas charcas, lavajos, navas o lagunas, en las que miles de aves se desarrollan o encuentran un espacio de descanso en sus largos viajes migratorios. Es una tierra de contrastes y extremos, en la que las pocas personas que la habitan desarrollan sus actividades y su vida en contacto orgánico con el medio. Cuenta con apenas 45 habitantes censados, aunque no llegan a una docena viviendo efectivamente todo el año, dedicados fundamentalmente a la agricultura cerealista y la ganadería.

Sin duda, un espacio para el descanso y la reflexión, pero también para la observación y la diversión.

“Nuestra  explotación de ovino familiar ayuda a mantener la biodiversidad, aprovecha los recursos locales de una forma racional, fija población en el medio rural y favorece la incorporación de la mujer en el mercado laboral.”

Verano de 2011

Fue el verano de 2011 cuando comenzamos a dar guerra y cuando abrimos las puertas de la quesería para mostrar a todos lo que habíamos estado haciendo durante los últimos 12 meses, trabajando duro en un paraje que algunos conocían como ‘La linde del zorro’ y que otros llamaban ‘Las Parrillas’, cuando casi 300 personas de los pueblos de los alrededores se acercaron hasta aquí para poner cara a esos ‘locos’ que se habían lanzado a construir tan lejos y en un sitio tan inapropiado. Pero no fue hasta noviembre cuando comenzaríamos a elaborar de una forma continuada, ofreciendo a quien hasta aquí venía los primeros quesos frescos y tiernos elaborados con leche cruda de oveja. ¡Todo un desafío!

Su puesta en marcha supuso un gran esfuerzo para nosotros y necesitó del apoyo e información de distintas instituciones.

Arroyo de Cantagrullas

El proyecto que nos planteamos se fundamenta en tres pilares básicos. Por un lado el mantener una raza de ovino autóctona, un atajo que gestionamos de forma extensiva, como se ha hecho siempre, aprovechando los recursos locales disponibles. En segundo lugar, en la elaboración con leche cruda, prescindiendo de cualquier tipo de aditivo o ingrediente no natural. Y finalmente, en la elaboración de productos diferentes, de excelente calidad y divertidos.

En la innovadora quesería “Granja de Cantagrullas”, se usan técnicas muy novedosas de origen francés en la producción de quesos de oveja castellana. La quesería da trabajo a dos familias directamente, así como a los ganaderos que proporcionan la leche, de explotaciones vecinas, siendo por tanto una fuente de empleo en la localidad.

El origen del nombre de la Granja es elocuente. Un día, por casualidad, oímos hablar del “arroyo de Cantagrullas” a una vecina del pueblo. Buscando posibles orígenes encontramos que se trata de un topónimo de esta región, de la zona de Ataquines, el municipio con el que linda Ramiro por el sur. Es un paraje en el que habitualmente paraban las grullas a descansar en su largo viaje migratorio desde el norte de África a centro-Europa y a los países nórdicos y viceversa. Este nombre hace alusión a los cantos que hacen estas aves cuando viajan en grandes bandadas. Con el paso de los años las grullas paran cada vez menos por aquí, pues el nivel de las aguas ha mermado y los lavajos que caracterizan el paisaje.

Así, acuñando el nombre de Cantagrullas a nuestro proyecto, queremos reivindicar un modo de vida respetuoso con el medio ambiente que nos da sustento.

Rescatamos el buen hacer tradicional y artesano, adquirido a lo largo de varias generaciones, pero sin renunciar a los beneficios de los adelantos técnicos y avances tecnológicos aplicados a los sistemas de producción, lo que nos permite elaborar unos productos de excelente calidad.

Transformar la materia prima

Nuestras ovejas, que son de una raza autóctona en peligro de extinción, de raza castellana, son manejadas de forma extensiva. Duermen en teleras (rediles) que vamos rotando por los prados y montes a lo largo del año. Y tienen su alimento principal precisamente en los prados, en las rastrojeras y, en invierno, en el monte.

Transformar una materia prima que se produce con esmero  y mimo en la explotación de ovino familiar y producir unos quesos con excelentes cualidades organolépticas que además son sanos y saludables; nos pareció un objetivo ambicioso y bonito, por el que creemos que vale la pena pelear.

La clave de que hayamos conseguido tener repercusión y de que nuestras elaboraciones hayan tenido una buena acogida y aceptación en el mercado se debe a que hemos desarrollado quesos que en España no se estaban elaborando. La innovación continua y la comercialización a través de un buen marketing constantemente actualizado en las redes sociales son premisas básicas para mostrar nuestra clara diferenciación con el resto de quesos del mercado. Esa diferenciación y exclusividad son las que han hecho que se hable de Granja Cantagrullas y lo que nos ha facilitado participar en una multitud de eventos y estar presentes en sitios que ni imaginábamos.

 

En la actualidad, el equipo de Cantagrullas lo formamos  varias familias con la ilusión de hacer viable una explotación tradicional promoviendo una vida digna en el campo.

Elegimos la vida tranquila, el silencio. Nos gusta la amabilidad, la hospitalidad, el apoyo y la aceptación que hemos recibido de los vecinos del pueblo. Aquí tienes más tiempo para la familia y el trato con los vecinos es mucho más cercano.

Creemos en una forma de vida en continuo contacto con la naturaleza y los animales. Nuestros hijos se están criando en un ambiente sano y tranquilo, lejos del estrés de las grandes ciudades.

Aquí el ritmo de vida es más pausado y podemos disfrutar de los pequeños acontecimiento cotidianos.

Pero no podemos permanecer recluidos en una especie de retiro, la quesería requiere de numerosas salidas y viajes para contactar con nuevos clientes, para ampliar conocimientos e innovar continuamente en nuestros productos.

Invertir en proyectos empresariales

Los pueblos se vacían, se vuelven muy tranquilos, el bullicio que recuerdan los mayores ya no se vive hoy. La revitalización de estos núcleos y de la comarca pasa por iniciativas emprendedoras que valoricen los recursos que existen. Y quizás este sea un buen momento para llevar a cabo todos esos proyectos que nos rondan la cabeza desde hace tiempo, en contra de todos los consejos de los más conservadores.

Hay que invertir y poner en marcha proyectos empresariales, que con esmero, tesón e ilusión, acaban saliendo adelante.

En este sentido, nos interesan y emocionan especialmente otras iniciativas agroalimentarias llevadas a cabo en el entorno, tales como los vinos de Finca Caraballas, los panes de Pecado Artesano o los langostinos de Gamba Natural.

Como se puede ver, en nuestra Comarca a pesar de las carencias y del grave proceso de despoblación que estamos sufriendo nacen iniciativas de gran interés, que aportan y ofrecen nuevas ideas, nuevos conceptos y nuevas formas de hacer las cosas.

 

 Pero en este contexto, es fundamental el apoyo de las administraciones para conseguir el afianzamiento de actividades productivas en el medio rural. Se debe favorecer el desarrollo del tejido productivo local y contribuir a diversificarlo con actividades como éstas y ayudar a que los productores den a conocer sus actividades y producciones, dando valor, en definitiva, a nuestra tierra. Las instituciones deben ofrecer también mayores facilidades administrativas para aquellos propietarios deseosos de rehabilitar viejas viviendas o construir nuevas casas, así como ventajas fiscales para los empresarios que se instalen en zona rural.

La mejora de internet como herramienta que abre enormes posibilidades a los jóvenes, es también una acción prioritaria e imprescindible para facilitar el emprendimiento en el medio rural.

 

A todos aquellos que conocen y siguen de cerca las experiencias, propuestas e ideas de personas que han tomado un camino como el nuestro y que viven en ciudades y a los que se les ha pasado por la cabeza alguna vez la posibilidad de lanzarse a la vorágine de una vida más tranquila, cambiando la residencia a un pueblo, les invitamos a que luchen por sus ideales.  Nosotros no cambiamos el sosiego de la vida en el campo por nada. Qué duda cabe que vivir en un pueblo tiene sus contrapartidas y que entraña una serie de sacrificios, pero sopesados en una balanza, pesan más los beneficios.

Nuestra vida y nuestro futuro están ligados a esta tierra, porque Cantagrullas no es sólo una quesería, es un entorno, una forma de vida y una ilusión. La ilusión por ser feliz con los pequeños placeres de la vida, la ilusión por llevar a cabo un sueño y el empeño con el que defendemos nuestra idea nos permitirá dar continuidad a nuestro proyecto de futuro.

Fotos:Justino Díez.

Te ayudamos a dar el paso

Quiero información

Completa el formulario de contacto o llámanos ahora para informarte sobre todas las posibilidades

¿Dónde quieres vivir?

RUTA DEL MUDEJAR

El Grupo “Ruta del Mudéjar desarrolla su actividad en 53 municipios y 2 pedanías (Gomeznarro y Rodillana) situados al Sur de la provincia de Valladolid.  Su área de actuación limita al Norte con el espacio central de Valladolid; al Sur, con las provincias de Ávila y Segovia, al Este también con Segovia y al Oeste con las provincias de Salamanca y Zamora.

Conoce otros proyectos en todos los territorios